Tipos de meditación

Teaching1 v2Prácticas de meditación budista

La meditación budista nos ayudar a enfocar la menta al interior y desarrollar las excelentes cualidades innatas de la atención, discernimiento claro, bondad amorosa, compasión, y sabiduría.

En el budismo nuestra práctica de meditación apoya nuestro desarrollo de disciplina moral, concentración y sabiduría, lo que se conoce como “los tres entrenamientos.”

Mediante la moralidad, o el comportamiento ético, desarrollamos la intención de no lastimar a otros, lo que nos permite lograr tener una mente estable y feliz. Con una práctica de meditación consistente desarrollamos las cualidades de atención y discernimiento claro las cuales nos permiten entender a los demás y las situaciones en las que nos encontremos.

Al meditar también desarrollamos estabilidad mental y serenidad. De estas cualidades puede emerger la sabiduría, es decir, la habilidad de analizar y comprender más plenamente nuestra experiencia del mundo.

 

Estas prácticas de meditación poderosas están disponibles en occidente para ayudarnos a superar hábitos mentales de sobreestima egoístas, así como emociones negativas.

Meditación de la estabilidad y la quietud de la mente

Ésta es la más común de las técnicas de meditación budistas. Nos ayuda a entrenar a la mente para que se asiente en un objeto de meditación como la respiración, a que la mente se relaje, se distraiga menos con pensamientos y agitación. El resultado es una atención calmada, clara y enfocada.

Meditación de la bondad amorosa y la compasión

Estas prácticas de meditación poderosas están disponibles en occidente para ayudarnos a superar hábitos mentales de sobreestima egoístas, así como emociones negativas.

Los Cuatro Pensamientos

Los cuatro pensamientos son contemplaciones muy profundas sobre lo preciado de nuestra vida humana, la impermanencia, el sufrimiento y el karma (acciones y sus resultados – causa y efecto).  A través de estas contemplaciones podemos apreciar plenamente la gran y maravillosa oportunidad del presente y comprender cómo las experiencias de nuestra vida, y la forma en como nos afectamos unos a otros puede ser positiva y gratificante.

Meditaciones para el entrenamiento de la mente o Lojong

Entrenamiento de la mente o Lojong en Tibetano consta de meditaciones muy prácticas y aterrizadas que nos ayudan a transformar nuestras vidas cotidianas, enseñándonos cómo cortar hábitos egocéntricos y repensar nuestras relaciones con los demás.

Meditación Vajrayana

Las técnicas de meditación más profundas se encuentran en los tantras budistas.  Con estas prácticas cultivamos directamente las cualidades de la iluminación usando visualizaciones y recitaciones de mantras.

Meditación de la atención y discernimiento claro y profundo

Dos de las cualidades que aparecen como resultado de la práctica regular de meditación son la atención y el discernimiento claro y profundo.

Con la atención podemos ver claramente cuando las emociones perturbadoras aparecen, tales como el deseo, el odio y la ignorancia, y así aplicar los antídotos para prevenir llevar a cabo acciones negativos que dañen a otros. 

Mediante el discernimiento claro y profundo desarrollamos el espacio interno para actuar de acuerdo con las necesidades de los demás.

Hoy en día es común que meditaciones sobre la atención (mindfulness) se enseñen fuera del contexto budista con el fin incrementar salud y bienestar. El que esta práctica nos genere algún beneficio depende de nuestra motivación con la que llevemos a cabo.  Si la practicamos por razones egoístas, el resultado será negativo. Por lo contrario, si la practicamos con el fin de que nos ayude a beneficiar a los demás, entonces, el resultado será positivo.

La atención y el discernimiento claro y profundo son esenciales para tener una práctica efectiva en el camino budista. Sin embargo, no deben ser vistas como un fin en sí mismo y practicadas de manera aislada no pueden traernos paz y felicidad.

Esto destaca la importancia de practicar la meditación en el contexto mucho más amplio de cómo vivimos nuestras vidas.